El proyecto

Como cuidamos nuestra labor

Diseño y marcado de la plantación

Desde Taggiasca 2018

Para la correcta planificación de la plantación, se han llevado a cabo el análisis de la orografía de la zona a plantar, y el estudio del diseño más apto de los hilares, con la finalidad de cumplir con la normativa de la Dirección General de Suelos, y de buscar el equilibrio entre aprovechamiento del agua y drenaje, sin olvidar los futuros costos operativos de recolección mecánica.

La operación se ha llevado a cabo con un ingeniero agrimensor y la utilización de una estación total, que permite parcelar el campo con tutores cada 35 metros, y marcar las líneas guías para las subsiguientes operaciones de laboreo del suelo.

Las líneas han sido diseñadas de forma homogénea, paralelas, con dirección Nord-Sur (340°-160°), sin tomar en cuenta las líneas de nivel del terreno, y privilegiando la organización de la plantación en consideración de la mecanización de las operaciones.

El diseño de plantación utilizado es Damero, o Marco Real, siendo la densidad de las plantas 7x5 - es decir 7 metros de trocha, o espacio entre filas y 5 metros entre plantas -, con una densidad en la plantación de 286 plantas/ha.

Los tutores, de eucalipto blanco tratado, están enterrados unos 40 cm. dejando solo 1 metro del tutor al aire.

Preparación del suelo 

En el marco general de la inversión, uno de los elementos más importantes es la correcta preparación del suelo, previa a la plantación.  La utilización de subsolado de profundidad (70-80 cm), con doble pincho (40 cm.) y doble pasada de excéntrica, y formación de camellones, representan técnicas normalmente recomendadas para preparación de suelos en la olivicultura de Europa, y son utilizadas en Uruguay en el sector de la reforestación, pero, bastante sorpresivamente, no son frecuentes en plantaciones de olivos, a pesar de su importancia.

Un laboreo atento y de profundidad favorece el desarrollo del aparato radical de las plantas, asegurándole estabilidad en su madurez, favorece el drenaje del exceso de agua, y representa una reserva de humedad de profundidad en caso de temporadas secas y prolongadas.

La formación de camellones evita que las raíces de las plantas jóvenes, más sensibles a exceso de humedad, queden en contacto con suelos con exceso de humedad, evitando fenómenos de asfixia del aparato radical, problemas en el correcto desarrollo de las plantas, y la insurgencia de patogénesis típicas del exceso de humedad.

Conservación de aguas y suelos

La marcación del terreno y la creación de dos tajamares por un total de 2.500 mc, para el riego del predio y regentar el flujo, disminuyen de manera considerable el porcentaje de agua no retenida o aprovechada por el terreno.